domingo, 2 de diciembre de 2012

PREPARACIÓN DE LA PASA ( TRANSPORTANDO LA UVA, JAVEA ) JOAQUIN SOROLLA

PREPARACIÓN DE LA PASA ( TRANSPORTANDO LA UVA, JAVEA ) 1900
Preparación de la pasa ( transportando la uva , Jávea )
óleo sobre lienzo 125 x 200 cm
Museo de Bellas Artes, Oviedo





Desde su primera madurez , en la década de 1890 , a Sorolla le interesaba los motivos de trabajo al aire libre . Muy a menudo , como en sus cuadros dedicados al calafateo, la construcción de barcos o de los cordeleros, las figuras aparecen bajo un entoldado o un techo . Ello permitía al artista captar con exactitud las distintas gradaciones de la luz en el ambiente , como hizo en esta obra .




Tras su triunfo en la Exposición Universal de 1900 de París, Sorolla desarrolló en la localidad alicantina de Javea, una actividad muy fecunda . En ella tuvieron especial importancia los cuadros de trabajo relativos a la elaboración de la uva pasa a partir de la uva moscatel, de gran arraigo en Javea y en todo el marquesado de Denia, donde se mantenía el mismo procedimiento que ya había descrito Hyeronimus Munzer a finales del siglo XV . Ya en 1896, con motivo de una primera estancia allí, habían llamado la atención del artista. Advirtió entonces las posibilidades del motivo, que permitía observar los variados movimientos de las figuras
sobre un fondo de intenso fondo de cal que la luz coloreaba.




En el estío de 1900 el pintor pensó en realizar varios cuadros con este asunto, según le comunicaba, el 19 de agosto a su amigo Pedro Gil Moreno de Mora : " Espero pintar este verano cosas muy bonitas del escaldo de la uva y cosas de la pasa " . Entre todas las obras que en efecto llevó a cabo, en ésta la de mayor importancia . Al principio la proyectó como cuadro cargado de intención social, aunque dudaba por parecerle que podría ser demasíado fuerte el asunto "





El cuadro representa el momento en que se escalda la uva: hombres, mujeres y chicos entre el humo de la lejía hirviendo , cuecen la uva y la extienden sobre cañizos ( la operación es puro arte ) amontonan grandes cantidades de racimos de moscatel colocados en capazos; esto llena todo el piso del cuadro ( ¡ imagínate el color¡) pues bien, entre esta abundancia de fruto ví, y pongo un Sr muy gordo y brutal, con su gran abdomen , tumbado en una mecedora fumando tranquilamente ; los que trabajaban , todos encorvados y sudorosos, contraste que me hizo mucho daño y que me inspiró unas lineas y unos estudios "




Sin embargo Sorolla renunció con buen criterio , al marcado énfasis social que buscaba y participó a su amigo el 3 de septiembre " que estoy haciendo otro( cuadro ) o sea, el mismo pero sin filosofías, la escena artística y nada más. La composición aparece estudiada en algunos dibujos . Uno de ellos , muy abocetado con un arco al fondo, expresa la primera idea. Al artista le interesaban también aspectos parciales del cuadro que abordó separadamente en otrosdibujos , entre los que destaca uno de ellos , en el que ya aparece la composición valientemente cortada, como en el cuadro definitivo, lo que produce una sensación de inmediata realidad . El punto de vista elegido para representar la figura principal , como eje se adelanta hacía el espectador ; da una sensación de inminencia a sus movimientos y hace patente su presencia física , acentuando un recurso que, con menor monumentalidad y potencia , aparecía en algunasobras de José Jiménez Aranda como A buscar fortuna ( colección particular )









Escaldando la uva
óleo sobre cartón 47x64 cm
Madrid, Universidad Complutense






Sorolla representó las diferentes tareas en riguroso orden bien pautado que se percibe desde la izquierda hacía el fondo y de ahí a la derecha , hacía el primer término . Estudió con atención naturalista las actitudes y los movimientos de las siete figuras que aparecen, cada una, ocupada en un trabajo distinto. La de la izquierda vacía un cabàs o capazo de palmito en el que se ha recogido la uva y transportado desde el campo , en un cazo grande hecho de alambres de hierro y que tiene mango de madera para aislar del calor de la caldera o esccaldador , dispuesta sobre el fornet d´escaldar , situado hacía el fondo. Un operario que ha introducido las uvas de la cassa en el agua en ebullición con un poco de lejía sosa cáustica , donde se escaldan durante el tiempo necesario para que corte la piel de la uva , la vierte sobre un cañizo ya cargado de uva escaldada. En él se advierten los pilons, tarugos de madera que permiten su apilamiento sin que se aplaste la uva la llevan al sol, hacía el sequer o secadero donde la uva se transforma en pasa.




Cuando las figuras se disponen en una linea ligeramente oblicua según un ritmo cuidadosamente graduado, que acierta a plasmar el inicio mismo del movimiento hacía adelante en la segunda figura. Al volverse, ésta enlaza con el grupo de atrás , mientras la primera ha dado ya con resolución un paso. La definición sumaria de los rasgos faciales de esta figura acentúa el protagonismo de su puro esfuerzo físico, en el momento que recibe la luz del sol en la mayorparte de su cuerpo, lo que el pintor resalta mediante amplias y luminosas pinceladas , a veces con generosos empastes en los pantalones, la faja y, especialmente la camisa. Mientras elocuente de su penetrante observación es la variación de colorido que se observa entre los brazos, uno al sol y el otro a la sombra








Escaldando uva, Javea
óleo sobre lienzo 66x 88 cm
Madrid, Museo Sorolla



La fuerte iluminación del primer término tiene un eco en la intensa luz del fondo donde se disponen los cañizos sobre los cuales las uvas se secan al sol durante una semana.Interesado en la característica construcción del riu-rau , un cobertizo de ladrillo y mampostería escalada, en forma de porche, el pintor presentó probablemente al espectador los dos grandes arcos  carpaneles de casi dos metros de luz, de modo que las cuatro figuras principales aparecen  enmarcadas por una de ellas. De este modo, a pesar del aparente alargamiento de la composición , apropiado para la representación de los trabajos, la composición se ordena con  sutileza. En el fondo la pared del edificio y el intrados del arco de la izquierda aparecen brevemente coloreados en delicados amarillos, naranjas y malvas, en una franja oblicua del  color violeta, la sombra de un emparrado. Este último término es el mismo que aparece en  otra obra de menores dimensiones, con idéntico asunto y la misma iluminación y sombreado  en diagonal del emparrado, donde se aprecía muy bien la rapidez con que se reparten los racimos sobre el cañizo.


Entre los cuadros de esta serie algunos representan de cerca los cañizos y el escaldador  rodeado de capazos lo que muestra el profundo interés que sintió el pintor por el asunto.  Su tratamiento favoreció un cambio en los procedimientos pictóricos de Sorolla en favor  de una captación más inmediata de la luz que llegaba casi a modificar las formas, haciéndolas más fluctuantes


Mercedes Tamara Lempicka
2-12-2012



















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada